¿Qué es un CFO y cuáles son sus funciones?

Tabla de Contenidos

Tabla de Contenidos

En este post no solo te vamos a contar qué es ser CFO, el significado de ser CFO (Chief Financial Officer) sino que te vamos a contar, de verdad, sus funciones detalladas, qué es lo que realmente debería hacer un buen CFO.

No es una tarea fácil convertirse en un buen CFO, más allá del tiempo se trata de las experiencias vividas, todo aquello por lo que has pasado o de quién has aprendido (especialmente esta). Por otro lado, tener visión de negocio es indispensable para poder alcanzar el potencial máximo necesario por toda compañía.

Para ser Chief Financial Officer debemos tener un background concreto, unos conocimientos concretos. El puesto de CFO es algo que cada vez está más demandado en las empresas digitales y tecnológicas, en etapas cada vez más tempranas también, algo que a veces es cubierto con la función de un CFO externo.

¿Qué es el CFO de una empresa?

El CFO (Chief Financial Officer) o Director Financiero es aquella persona que se ocupará en gran medida de:

  • Definir y desgranar lo que pasó en la empresa a nivel financiero (el pasado)
  • Definir lo que está pasando ahora (en este momento, su estado)
  • Definir e informar de qué va a pasar (una previsiones financieras)
  • Definir cómo se conseguirá (teniendo en cuenta un plan estratégico definido, en el cual también participará).

Por lo tanto es la persona que entre otras cosas trasladará un plan a números y a maneras de conseguirlo financieramente hablando.

Un CFO viene siendo (o debería serlo) una mente financiera con visión de futuro, cuando necesitas un pensamiento estratégico profundo en la función financiera, cuando necesitas hacer grandes transacciones (tanto fusiones y adquisiciones como financiaciones), y cuando necesitas a alguien que gestione tu relación con los inversores. Un director financiero se ocupa en gran medida de «qué va a pasar y cómo lo conseguimos».

¿Qué tareas tiene un CFO?

Antes hemos contestado a la pregunta de qué es realmente un CFO en una empresa en términos generales y al final de qué debería ser capaz. Ahora bien, hay otras tareas más rutinarias, diarias que son las que a su vez permitirán pueda desempeñar sus funciones, contestar a las preguntar de: ¿Cómo estamos? ¿Qué ha sucedido? ¿Cómo lo vamos a conseguir?

Enumeramos todas ellas aunque no todas las tiene que gestionar el CFO , dado que si se cuenta con un equipo se delegará la ejecución de las mismas y el CFO actuará como receptor y análisis de todas ellas:

  1. Gestión y supervisión de la contabilidad de la empresa: esto está vinculado con ser capaz de contestar a cómo estamos y qué ha sucedido. El CFO llevará la contabilidad de la compañía, tanto la tradicional como la contabilidad analítica, que está más vinculada con un análisis de márgenes (una contabilidad propia de la empresa para la toma de decisiones).
  2. Gestión del circulante (gestión de pagos y cobros): en este sentido el CFO deberá asegurar que la empresa tiene liquidez para hacer frente a los pagos en el corto plazo haciendo uso de todos los instrumentos que tenga a su alcance (de ahí también que tenga que conocer todas las fuentes de financiación). Asimismo trabajará el lado de los cobros, que se realicen en el momento adecuado (gestión del saldo de clientes) y por los importes correspondientes.
  3. Supervisión y control: dentro de esta gestión/supervisión está la capacidad o la tarea de crear los procesos necesarios de control para asegurarse que las cosas se hacen como tocan y de crear las alarmas correspondientes sobre, por ejemplo, posibles desviaciones o errores para poder subsanarlos. En definitiva, marcar controles y avisos que comuniquen cuando algo no está bien, no va bien, no funciona bien para poder corregir lo que toque con el menor impacto posible.
  4. Herramientas financieras: en entornos digitales, deberá ocuparse de la gestión de las pasarelas de pago, optimizar y buscar las solución más eficientes económicamente hablando (algo que hará en cooperación con el equipo técnico y de marketing).
  5. Modelización financiera: esto está vinculado con plasmar un plan en números básicamente. Trasladar el plan estratégico de la empresa a un documento donde se refleje lo que se va a conseguir y qué hará falta para ello.
  6. Planificación financiera: el CFO tiene que poder decidir qué hace falta realmente para conseguir un plan concreto a nivel de recursos e incluso más allá al tener que ser una persona idóneamente que entienda de negocio y del negocio en cuestión. Por ello conocerá todas las fuentes de financiación (todos los mecanismos) y elegir el adecuado. Dentro de esta planificación financiera están todas las operaciones corporativas, es decir, la compra venta de compañías (por ejemplo). A fin de cuentas es una de las maneras que tienen las empresas para crecer y/o alcanzar ciertos objetivos de eficiencia (mejora en márgenes por ejemplo).

Podemos concluir en este sentido que los puntos 1, 2 y 3 están vinculados con actividades más rutinarias y corto placistas mientras que los puntos 4, 5 y 6 están asociados al medio y largo plazo donde se requiere de una visión más de estratégica y de negocio.

¿Qué se necesita para ser CFO?

En términos generales podemos distinguir dos tipos de CFOs:

  1. El que se centra en la parte de gestión, control y supervisión, es decir, el que te contestará a las preguntas de ¿qué ha pasado? y ¿qué está pasando? El ejecutor
  2. El que se centra en la visión, en la estrategia, es decir, el que te contestará a las preguntas de ¿qué va a pasar? y ¿cómo podemos conseguirlo? El visionario

Evidentemente, el CFO idóneo es el que puede cubrir ambas patas aunque es muy complicado de ser y de conseguir (como parte del equipo). En este sentido muchas veces se cuenta con la figura de VP of Finance, que será el tipo 1 y la figura de CFO que cubrirá el tipo 2.

En función del “tipo de CFO” que seas o quieras ser, las skills que necesitas son distintas dado que las tareas son muy diferentes.

En relación al tipo 1:

  • Know how de la materia: necesitas entender la contabilidad en su totalidad para no dudar o si dudas ser capaz de encontrar una solución.
  • Resolutivo: muchas veces la función del CFO se trata de hacer un “tetris”, encajar las entradas y salidas de caja
  • Auditor: skills muy de auditor, de investigador, de cuadrar los saldos de balance al céntimo (para lo que necesitas conocimiento absoluto de la materia).

En relación al tipo 2:

  • Visión estratégica: tanto para plasmar lo que la empresa quiere conseguir y especialmente para proponer el cómo conseguirlo
  • Visión de negocio: algo que típicamente se consigue a través de la experiencia, de haber vivido y trabajado a través de distintas empresas e industrias, lo cual te permite conocer distintas maneras de hacer y conseguir las cosas.

A nivel digital, necesitas entender todo sobre KPIs y métricas dado que sobre eso se compone un modelo financiero (que muestra cómo se va a conseguir el plan definido), aplicadas a cada modelo de negocio. Al final estás son algunas de las palancas que se pueden alterar y que generarán un cambio en lo que se conseguirá.

Por ejemplo, ser consciente que la inversión en marketing afectará a los registros captados y por lo tanto en el número de clientes (por ende en el nuevo MRR en un modelo de suscripción). Asimismo, que contra mayor es la inversión en marketing más se podrán saturar los canales de captación y por lo tanto más costará captar un cliente (mayor CAC).

Como podemos ver, lo que se necesita en función del tipo de CFO que quieras ser o que busques para tu empresa es diferente. Lo que uno debe preguntarse es ¿Qué tipo de CFO quiero ser o necesito? Y en función de la respuesta centrarse en unas skills u otras y por lo tanto adaptar tu formación y adaptar el proceso de captación de talento.

¿Qué diferencia un buen CFO de un CFO mediocre?

El buen CFO se adelanta a las situaciones, es decir, es capaz de generar unas previsiones financieras cercanas a lo que será realidad y está preparado para las situaciones en las que eso no se de, tanto por arriba como por abajo.

En una compañía tecnológica, especialmente si está empezando, las volatilidades son más altas de lo normal, por lo que las desviaciones con respecto a las previsiones financieras pueden ser más posibles.

Al igual que un buen CEO, o un buen COO, el buen CFO debe ser capaz de dar razonamiento, explicación, a las desviaciones que una empresa tiene con respecto a su plan, esto denota que conoce el negocio. Aún así, más allá de eso, el buen CFO (que en muchas ocasiones es la personas que puede acabar convirtiéndose en CEO) es el que a parte de dar explicación sabe corregir.

A fin de cuentas, esta persona debe ser capaz de corregir posibles desviaciones con respecto al plan, sabe qué palancas hay que tocar y es algo que en muchas ocasiones se sale de las competencias de un CFO pero que genera un muy buen complemento.

Por último, el buen CFO es el que te sabe hablar del pasado, del presente y del futuro. Es y será capaz de explicarte qué es lo que ha pasado en la empresa, que está pasando y qué va a pasar. Y en relación con el futuro, plasmará un plan en números y sabrá cómo poder conseguirlo (a nivel financiero) así como lo ejecutará y conseguirá (los recursos necesarios).

¿Y qué es un VP of Finance?

En una empresa tecnológica podréis ver en muchas ocasiones la posición de VP of Finance (Vicepresidente de Finanzas), es básicamente la persona en el departamento de finanzas que está justo por debajo del CFO.

Como hemos comentado anteriormente, digamos que podemos encontrarnos con 3 tipos de CFOs:

  • Tipo 1: El Ejecutor
  • Tipo 2: EL Visionario
  • Tipo 3: El Perfecto – que combina las skills del tipo 1 y 2

El VP of Finance suele ser un perfil ejecutor, el Tipo 1. Lo óptimo es ser el Tipo 1 con algo de Tipo 2, ahora bien, depende de lo que busques en tu empresa (si es este el caso) te interesará que tenga más de un tipo que de otro. Si es un VP con afán de ser CFO, puede que se generen problemas organizativos o que se acabe yendo a un puesto de CFO en otra empresa.

Scroll al inicio