Inversores adecuados en función de la fase de la startup

Tabla de Contenidos

Tabla de Contenidos

Buscar y captar inversión para un proyecto, una startup, independientemente de la fase en la que se encuentra es una tarea más bien complicada. Los inversores startup no son abundantes, o mejor dicho, no son de lo más abundante.

Cada startup, cada fase en la que se encuentra y especialmente lo que espera conseguir en el corto y medio plazo está vinculado a un inversor startup u otro, una tipología u otra. Esto es algo vital y que forma parte de la preparación de una ronda de inversión, debemos acudir a la tipología de inversor y más concretamente al inversor que mejor se adapte a la startup, su fase y sus objetivos.

Lo primero que hay que recalcar es que cada tipología de inversor tiene unos objetivos y por lo tanto necesidades, y uno como fundador de una startup debe entender cuáles son para así adaptar la estrategia de financiación, así poder empezar a saber cómo funciona una ronda de inversión de startups.

Al hilo de ello, hay cosas que afectan a la valoración de tu startup, y la tipología de inversor y su vinculación con la fase de inversión es una de ellas.

Tipologías de inversores startup y sus objetivos

Como hemos comentado, existen diversas tipologías de inversores startup, cada uno tiene sus peculiaridades y lo más importante, cada uno tiene unas expectativas u otras, y atenderlas es básico para mantener una buena relación.

Estas son las diversas tipologías de inversores startups que podremos encontrarnos junto con lo que esperan:

  • Family & Friends: inversores del entorno cercano de la startup. Esta tipología de inversor no tiene expectativas normalmente, invierten en un proyecto de una forma quasi desinteresada. Si funciona la compañía, estupendo, si no lo hace, no pasa nada.
  • Fools: inversores próximos a la startup, entorno cercano como el anterior donde se capta tanto por cercanía como por pasión sobre el proyecto, una especie de sentimiento de “no puedo dejar escapar esta oportunidad”, “la van a petar, seguro”… sus expectativas no son significativas, similares al anterior, pero realmente desean que suceda el éxito.
  • Business Angels: inversores startup ya profesionalizados en cierta medida. A partir de aquí es cuando hay que enamorar y gestionar como lo que son, inversores que apuestan por un proyecto y esperan un retorno a su inversión. Saben que es algo complicado pero lo hacen en un 60% por rentabilidad y en un 40% por pasión.
  • Plataformas de Equity Crowdfunding: inversores startup totalmente profesionales (o así debería serlo). Se trata de entidades reguladas que ponen en contacto inversores con proyectos (marketplace) y donde la expectativa se convierte en un 80% rentabilidad y en un 20% pasión. Estas plataformas dependen de sus inversores y de lo que consigan los proyectos para ellos, es la única manera de poder continuar con su negocio como plataforma.
  • Family Offices: familias, grandes patrimonios que tienen su operativa de inversión profesionalizada. Típicamente destinan entre un 5 y un 10% de su patrimonio a la inversión en este tipo de empresas (los que lo hacen). Su expectativa es la rentabilidad aunque sin una prisa exagerada, como la de los fondos de venture capital.
  • Fondos de Venture Capital: inversores startup totalmente profesionalizados y donde la rentabilidad es el 100% de la expectativa. AL hilo de esto, hay que tener en cuenta que este inversor startup busca una rentabilidad significativa, invertirán en aquellos proyectos que tengan la capacidad de devolverles la totalidad del fondo (un “home run”).
  • Fondos de Venture Debt: otro caso de inversor startup totalmente profesionalizado donde confluyen un híbrido de deuda y equity, es importante conocer qué es el venture debt. Su expectativa al igual que la de los fondos de venture capital es 100% rentabilidad, capacidad para devolver la deuda y revalorización del ticket en equity.
  • Fondos de Private Equity: un inversor profesionalizado que busca 100% la rentabilidad. Invierten como lo haría uno de venture capital (a nivel estructura) pero con una estrategia diferente. No invierten en tantas empresas, entran en etapas late stage y buscan empresas con cierto nivel de madurez (no buscan empresas con riesgos excesivos).

Inversores startups en fases idea

Lo quieras o no, el número de personas “no conocidas” que estén dispuestas a arriesgar su capital por tu idea es muy limitado, por no decir cercano a cero.

Teniendo en cuenta esta fase, lo más importante es el mercado y el equipo (especialmente este último). Únicamente tendrá sentido acudir a inversores startup profesionales como fondos de venture capital o business angels reputados si como fundador tienes un track record increíble, por ejemplo, has creado y vendido una compañía en el pasado.

Si este último no es tu caso, la posibilidad de captar inversores profesionales será complicado, no hay nada a lo que se pueden atener para tomar la decisión de inversión como aquel que dice. Es por ello que dependerás totalmente de la red de contactos que tengas, gente cercana o próxima a cercana.

En esta fase de inversión lo recomendable por facilidad y tiempos es acudir a las 3Fs, Friends Family and Fools. Los Fools pueden ser muy variados, desde business angels a personas no business angel en un entorno cercano y que dispongan de capital (lo recomendable es que ya sea un inversor startup y/o que conocza realmente los riesgos de invertir en startups).

Inversores startups en fase seed

La fase semilla o seed es aquella en la que ya hay creado un MVP (Minimum Viable Product) y el producto está en mercado pero aún no se ha conseguido product market fit de una manera clara o sustancial.

En esta fase lo recomendable es acudir a inversores profesionales, es decir, no acudir a las 3Fs dado que deberíamos estar buscando inversores que sumen, que puedan aportar valor al proyecto. Es por ello que deberíamos buscar:

  • Business Angels: ve a por los que aparentemente más vinculados puedan estar con el sector de la startup, tanto porque podrán aportar más y entenderán mejor el problema que trata de solucionar la startup, será más fácil llegar a ellos.
  • Fondos de venture capital: En esta fase ya hay fondos de venture capital (en la anterior hay más bien pocos) y cada vez más (por razones que ya contaremos). Es especialmente recomendable si ya hay signos “claros” de product market fit.
  • Family Offices: no hay tantos que inviertan en una fase temprana como esta y si lo hacen será porque hay algún fondo de venture capital que les genera mucha confianza o incluso con los que ya han hecho cosas (es un tema de “signaling”).

Inversores startups en fase early stage

En este punto la startup ya ha encontrado product market fit y lo que busca ahora es crecer, escalar entorno a un potencial crecimiento explosivo que ya se ha visto en los últimos meses. Esto último es muy necesario, se buscan crecimiento mensuales que típicamente estén por encima del 10%, algo que está dentro de lo que sería la estructura para un buen análisis de una startup.

¿Qué inversores startup son los que mejor se apdatan?

Aquí la lista va a ser escueta, “abandonamos” a los 3Fs por razones obvias y a los business angels porque lo normal es que en esta fase los tickets de inversión sean elevados y los BA no alcance a ello. Por lo tanto tendremos:

  • Fondos de venture capital: En esta ocasión los fondos de venture capital es donde más cómodos se sienten. Hay algunos que invierten en fases seed y también en early, donde predomina el early. Aquí se buscan evidencia claras de product market fit y de crecimientos explosivos. Si esto se da, hay evidencias, puede ser un buen match.
  • Fondos de venture debt: primera vez que incorporamos esta tipología de inversor dado que se trata de deuda y tiene que haber cierta “garantía” de su devolución. En estas fases las rondas son sustanciosas y las que vienen aún más, algo que garantiza en cierta medida esa devolución de capital.
  • Family Offices: dado que el riesgo ya se va reduciendo, la startup demuestra sostenibilidad y sentido, entran los family office con tamaños de ticket que pueden ser muy variados (tienen tesis de inversión más flexible que otra tipología de inversores). Una vez más, el signaling aquí es importante, no invertirán a no ser que haya un fondo de venture capital que haya dado el sí.

Inversores startups en fase growth

En esta fase la startup ya no solo tiene product market fit sino que ha demostrado que puede crecer de manera “explosiva”, lo está haciendo en un país concreto y que ahora quiere demostrar que se puede convertir en una compañía global (venta en diversos países).

En este punto la tipología de inversores startup se acota, aunque lo bueno es que aparecen otras fuentes de financiación de volúmenes elevados y el número de compañías que llegan a estos puntos es reducido (los fondos se “pelean” por estos deals). Así que:

  • Fondos de venture capital: aquí aparece otra tipología de fondo de venture capital, los de fase growth o late stage. Invierten en empresas que ya han demostrado que pueden y saben cómo crecer de manera explosiva y quieren llevar el modelo a más países o a nuevas verticales.
  • Fondos de venture debt: sigue esta tipología de inversores startup, misma casuística que en el caso anterior.
  • Fondos de private equity: aquí ya aparece esta tipología de inversores startup. Como hemos introducido, no invierten en riesgo demasiado elevado y en estas fases ya se ven compañías internacionalizadas (en uno o varios países) y con la posibilidad de seguir creciendo a buen ritmo.

¿Concluimos?

Nadie sabe inicialmente cómo crear una startup desde cero, al igual que nadie nace sabiendo cómo financiar una startup.

Siempre debemos saber qué tipología de inversor aplica a cada fase dentro del ciclo de vida de una startup, es importante para poder adaptar una estrategia de financiación, saber a quién acudir para no perder tiempo y ser lo más efectivo posible a la hora de cerrar una ronda de inversión con éxito.

Contra más tardía sea la fase, mayor profesionalización hay y se requerirá por el lado de la compañía, al igual que lo que se estará buscando es 100% una rentabilidad al capital invertido, algo a tener muy en cuenta.

Cabe recalcar también que no solo hay la opción de financiar una startup a través de inversión, también hay disponibles diversos instrumentos de deuda, subvenciones para startups de España, financiación bancaria tradicional… hay que analizar todas las vías para elegir la idónea.

Scroll al inicio